La Dieta de la Madre Lactante

Por muy ansiosa que estés por recuperar tu figura, no intentes adelgazar mientras estés dando el pecho. Tu dieta ha de ser equilibrada, con mucha fruta y verdura, una buena combinación de carbohidratos, como el pan, el arroz, la pasta y las patatas (los carbohidratos de liberación lenta como el arroz y el pan integrales son los mejores); con lácteos, como el queso, el yogur y la leche; y con las proteínas de la carne, el pescado y las legumbres.

Quizá olvides qué es un atracón. Mejor, comer poco y a menudo mantendrá tus niveles de energía.

Alimentos Evitables

Durante la lactancia, hay pocos alimentos que no puedes comer, pero sí hay algunos que es mejor comer con moderación y unos pocos que quizás decidas evitar por completo. La comida picante o la que produce flatulencía, como las judías o el repollo, puede hacer que el bebé te regale pañales espectaculares. Estos alimentos en tu leche provocan la misma reacción en el estómago de tu bebé que en el tuyo, así que puede tener muchos gases y caca suelta. Si esto ocurre y te parece un problema, modifica tu dieta por una temporada.

Si sospechas que grupos alimentarios enteros, como los lácteos, pueden no sentarle bien a tu bebé, pregunta a tu médico o al pediatra si debes descartarlos de tu dieta. Si lo haces, intenta compensar los nutrientes ausentes. Por ejemplo, si dejas de tomar leche, procura obtener calcio de otras fuentes, como las verduras de hojas verdes y los productos de soja. Algunos estudios han demostrado que consumir frutos secos durante la lactancia puede incrementar el riesgo de desarrollo de alergias en bebés predispuestos, aunque otros estudios lo niegan. Si en tu familia existe alguna afección atópica (alérgica), como asma, eccema o fiebre del heno, quizá sea mejor evitar los frutos secos mientras dure la lactancia.

Bebidas

Procura beber mucho líquido, especialmente agua, ya que es importante estar bien hidratada durante la lactancia. No abuses de las bebidas con cafeína. No pasa nada si tomas alcohol en cantidades moderadas, pero beber demasiado puede afectar la producción de leche. No bebas más de un vaso de vino de 2 a 4 veces por semana. Una pequeña parte del alcohol pasa a la leche, así que si te apetece una copa, te recomiendo que la tomes 2 ó 3 horas antes de amamantar.

Medicinas

Debes consultar con el médico antes de tomar cualquier medicamento. No obstante, son seguros el paracetamol, el ibuprofeno y muchos antibióticos. No consumas ninguna droga.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...