Levantarse Con el Pie Derecho

Acabas de levantarte y tu cuerpo necesita que le brindes todos los nutrientes que le permitan empezar el día con energía y para esto es el desayuno, para elevar los niveles de azúcar en la sangre y posibilitarle a tu organismo un mejor funcionamiento.

Mayor concentración, mejor humor y más energía son sólo algunas de las ventajas de esta importante comida, así que anímate a probar diferentes opciones cada día.

Brunch. Ideal para los fines de semana, cuando permanecer en la cama un poco más de lo normal es la regla de oro y el desayuno se empieza a transformar en un almuerzo ligero.

-Frutas. Son básicas para empezar el día y para mantener tu estómago funcionando como un reloj, pero puedes darte una pequeña licencia y acompañarlas con un poco de crema chantillí, queso rallado, unas cucharadas de granola o jugo de naranja a manera de salpicón.

-Tortilla española. Este clásico de la cocina tradicional de esa región es una buena opción para un brunch. Torna una papa, pélala y córtala en tajadas delgadas. Aparte, corta una cebolla blanca pequeña en plumas (primero la cortas a lo largo desde el tallo hasta la raíz y luego, cada una de las mitades resultantes, córtala en la dirección de las venas). Pon una sartén antiadherente al fuego con aceite de oliva y agrega las papas y las cebollas. Añade un poco de sal y pimienta y deja cocinar a fuego muy bajo y revolviendo con cuidado de no partir las papas. Aparte, bate un huevo (o los necesarios) y cuando las cebollas estén transparentes ponlo en la sartén. Tapa inmediatamente y espera a que el huevo y la papa estén cocidos, con cuidado de no quemar la tortilla. Cuanto más delgadas sean las tajadas de papa, menos riesgo tendrás de quemar la preparación, pues éstas se cocinarán mucho más rápido.

-Infusión de jengibre. El jengibre es uno de los ingredientes más recomendados por las abuelas para disminuir las náuseas de los prime­ros meses de embarazo. Pon trozos de jengibre en una pequeña olla con agua y lleva al fuego hasta que suelten su sabor. Puedes endulzar la infusión con azúcar, miel y unas gotas de limón o naranja (sólo si no tiendes a sufrir gastritis).

Rápido
Un menú excelente para aquellas mamás que tienen poco tiempo para desayunar, pero que se preocupan por que la primera comida del día les ofrezca los nutrientes básicos.

-Mix de frutas. Sirve un plato con tus frutas preferidas. Recuerda que una de las mejores estrategias a la hora de consumir frutas (y verduras) es tratar siempre de mezclar aquellas de distintos colores: piña, melón, kiwi, manzana y pitaya; además de combinar de manera deliciosa, aportan diferentes nutrientes.

-Granola con yogur. Aunque la granola comercial es una excelente opción, en muchas ocasiones encontrar aquella que se acomode a tu gusto particular es difícil. Por eso, existe siempre la opción de fabricar tu propia granola en casa. Simplemente, compra en una tienda naturista o supermercado tus ingredientes preferidos como avena en hojuelas, germen de trigo, almendras, nueces, maní, uvas pasas, coco rallado, arroz soplado y hojuelas de maíz, y mézclalos en un tazón con miel. Luego, hornea esta mezcla en una refractaria, a temperatura baja, durante una hora, revolviéndola de vez en cuando. Obtendrás una deliciosa granola casera que podrás acompañar de yogur o kumis. Si sufres del colon prefiere productos sin lactosa. Acompáñalo con: una tajada de queso campesino y, si te hace falta, un té o café descafeinado.

Líght
Es el menú perfecto para empezar el día con toda la energía necesaria para ti y para tu bebé.

- Huevos pochados. Son ideales si estás cansada del tradicional huevo tibio y quieres darle un giro a tu forma de preparar el desayuno. Primero, pon a hervir agua con un poco de sal y vinagre. Aparte, toma un pocillo tintero y cúbrelo en su interior con papel plástico; con cuidado, rompe el huevo dentro de él; luego, agrega sal, pimienta, perejil, albahaca o tu especia preferida, y ata la bolsita con un hilo. Cuando el agua rompa a hervir, baja el fuego y deja cocinar entre 4 y 7 minutos, dependiendo de qué tan cocido quieras tu huevo. Cuando esté listo, rompe la bolsa y tendrás un delicioso y rápido huevo pochado.

- Batido de frutas. Pon en la licuadora tus frutas preferidas con un poco de agua y azúcar morena o miel a tu gusto; feijoa, melón, papaya, piña y mango son sólo algunas de las opciones. Intenta siempre nuevas combinaciones y evita colar el batido, pues así aprovechas la fibra, uno de los componentes que tu cuerpo más necesita durante esta etapa. Acompáñalo con: una mogolla integral y una tajada de queso campesino.

Divertido
Si estás aburrida de los desayunos tradicionales, qué mejor que uno lleno de nutrientes, ideal para preparado en familia.

-Batido de frutas en leche. Existen ciertas frutas cuyo jugo es más sabroso cuando se prepara en leche, aunque esto también depende de tus gustos. La manzana y el banano, por ejemplo, además de combinar perfectamente, cuando se unen con la leche crean un delicioso batido ideal para empezar el día. Crea tus propias combinaciones con todas las frutas e ingredientes que se te ocurran: banano con un toque de salsa de chocolate, manzana con canela, coco, guanábana, cumba, etc.

-Waffles. Mezcla en un tazón 1 taza de harina, 3/4 de taza de leche, 1 huevo, 1 cucharada de mantequilla derretida, 1 pizca de sal y 1 cucharadita de polvo de hornear. Bate o licua hasta que la preparación quede libre de grumos. En una wafflera caliente pon las porciones de la mezcla y espera hasta que estén doradas.

-Mermelada. En una cacerola pon un poco de tu fruta preferida (durazno, mora, fresa, gajos de naranja o mandarina -sin la parte blanca-, agraz, etc.), cúbrela con azúcar y una cucharada de agua y lleva al fuego hasta que la fruta se deshaga.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...