Recomendaciones a Seguir si tu Hijo no Quiere Comer

La alimentación del niño es una de las mayores preocupaciones de una madre, pues de ello dependerá en gran medida lo sano y fuerte que pueda crecer.

Mantener una nutrición adecuada y con las vitaminas necesarias es el objetivo de toda mujer que se ha convertido en madre para con sus hijos. Pero se te está presentando el caso de que tu pequeño no quiere comer, lo recomendable es ofrecerle comidas con mayor densidad energética, es decir, calorías y proteínas, para ayudarlo a prevenir la pérdida de peso.

¿Cómo Aumentar Calorías y Proteínas?

• Incorporar una cantidad extra de aceite, crema de leche, manteca o margarina, a preparaciones calientes como purés, sopas, pastas, arroz, papas, polenta, batatas, guisos.
• Agregar dulces como mermeladas, en yogures o cereales con leche.
• Incorporar crema chantilly, a postres de leche, frutas en almíbar, ensaladas de frutas.
• Evitar alimentos que produzcan aumento de la saciedad, como por ejemplo: caldos y sopas, bebidas gaseosas, verduras crudas en ensaladas, cáscaras de frutas, té, café e infusiones.
• Recuerda que los alimentos fritos aportan más calorías que los hervidos o asados.
• Preparar licuados o batidos de leche con helados o crema de leche y/o frutas también es buena opción.
• Incorporar quesos tipo crema, mantecoso o fresco, en preparaciones como soufflé, budines, rellenos de pastas, canelones, lasañas, ravioles, tartas, empanadas, pizzas, calzones.
• Agregar huevos en preparaciones como purés, budines, revueltos, salsas. Y luego cocinar bien.
• Agregar huevo duro picado a carnes, pastas, pizzas, sándwiches.
• Agregar leche en polvo entera a la leche fluida y a los licuados (1 cucharada sopera por cada taza de leche)
• Incorporar carne vacuna, pollo, pescado o vísceras (bien cocidas), en rellenos de budines, salsas, guisos, sopas, tartas, empanadas.
• Preparar sopas y guisos con legumbres (frijoles, garbanzos, lentejas).

Hábitos que Debes Cuidar

• No encender el televisor durante el almuerzo y la cena, de esta forma vas a prevenir que se distraiga y prestará un poquito más de atención a la comida.
• No permitir que consuma alimentos fuera de los horarios de las comidas principales, es decir, preferentemente intentar que no ingiera algún alimento, a modo de meriendas, media hora antes del almuerzo o de la cena.
• Evitar las bebidas gaseosas antes y durante las comidas, ya que disminuye el apetito, produciendo sensación de saciedad.
• Si tu hijo no quiso almorzar, y a la media hora te pide un yogurt o un postrecito, intenta jugar con él para pasar el rato, y explícale que esperarán hasta la hora de la merienda, para tomar la leche. Así llegará a la noche con más apetito, y al día siguiente seguramente no dejará pasar la hora del almuerzo.
• Que la comida sea un momento placentero, sin chantajes, retos o discusiones.

Si en tu caso tu hijo tiene 6 meses o m{as y ya ha iniciado el proceso de incorporación de alimentos, es muy importante que recuerdes que hasta la etapa de los 2 años es un lactante, y su alimentación de base será la leche -materna o de vaca, adaptada a cada edad-.

Por lo tanto, desde los 6 meses hasta los 2 años, la alimentación formará parte de uno de los procesos más importantes de aprendizaje y juego a la vez. Comenzará a conocer texturas y sabores, y es fundamental que este proceso se viva con extrema paciencia y afecto, así tendrás un niño sano y feliz..

A partir de los 2 años, en cambio, el niño ya tiene que haber adquirido el hábito de comer en familia, la porción servida por sus papás, y aquí es donde podrás implementar las distintas estrategias en caso de observar falta de apetito o delgadez.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...