Consejos para Disfrutar de tu Recién Nacido

  • 12/21/2010 11:33:30 AM
  • Padres

No Lo Hagas
Las primeras semanas con tu hijo son muy especiales: es un tiempo para recuperarse, descubrir y agotarse. Pero aunque tu instinto te diga que lo único que debes hacer es tirarte en el sofá con el pijama y el bebé en brazos, tu conciencia puede que no esté de acuerdo. Todas nosotras queremos dar la impresión de que la maternidad es coser y cantar, pero cuando intentas ser una súper-mujer, los momentos especiales con el bebé desaparecen.
En algunas culturas las mujeres pasan seis semanas en cama, atendidas por sus familiares. Quizás no sea algo práctico, pero las primeras semanas deberían ser un tiempo para crear vínculos con el bebé y aprender y practicar tu nuevo papel de madre.

Pero pocas de nosotras nos lo permitimos. Muchas mamas esperan recuperar sus vidas de antes inmediatamente. Y cuando eso no ocurre, se enfadan porque no han conseguido todavía crear una rutina, ni poner la lavadora, ni lavarse el pelo, y ¡piensan que han fallado!

Céntrate en Aprender

Sin duda, tienes muchas cosas que aprender las primeras semanas de maternidad: desde darle el pecho a cambiarle los pañales y crear una rutina. Los bebés no vienen con un manual de uso debajo del brazo, y al principio es normal sentirse despistada. La única forma de sobrellevarlo es tirando tu antigua rutina por la ventana para aprender a cuidar de él y a reconocer sus necesidades. Ni que decir tiene que este proceso te llevará el doble de tiempo si intentas combinarlo con la limpieza, la cocina y el entretenimiento. Si te sobrecargas con tareas, también te perjudicarás físicamente. Tardarás unas seis semanas en sobreponerte del parto y en establecer la lactancia materna. Si te aceleras, acabarás agotada y será más probable que sufras resfriados, infecciones y depresión. Quizás se prolonguen también los sangrados posparto. Una luna de miel con tu recién nacido, tranquila y relajada, también le beneficiará a él. La transición al mundo exterior es dura para el bebé, así que necesitará tranquilidad y tiempo para adaptarse. Demasiado ruido y actividad le inquietarán.

Aunque es cierto que la vida tiene que recuperar su normalidad, es importante que dediques un tiempo a saborear los momentos mágicos con tu recién nacido porque nunca más los volverás a vivir. Está el primer baño, los primeros hipos y los primeros ronquiditos. Cada día está lleno de cientos de pequeños y maravillosos momentos. Instantes de cercanía, ya sea en la cama, piel con piel, en la bañera con tu bebé, que nutrirán ese vínculo tan estrecho entre ambos.

También Papá

Los papás también tienen que aprender a conocer a sus bebés. A veces se sienten desplazados, sobre todo si estás dándole el pecho, pero existen muchas otras formas de unirse a él. Mientras mamá se da una ducha por la mañana, el padre puede aprovechar para cogerle. Es un tiempo para estar juntos, exclusivamente.


Controla Las Visitas

No todas las familias se toman a bien ser excluidas y lo más probable es que la tuya tampoco. La clave está en controlar las visitas. Altérnalas un día sí y otro no, o tan sólo dos horas al día. También es bueno aceptar su ayuda. No hay nada de malo en dejar que tu suegra pase el aspirador para que tú puedas estar con el bebé (aunque es fácil que ella te proponga lo contrario). Y en lo que se refiere a las estancias de tus familiares, mejor esperar a que el padre vuelva a trabajar para que no se sienta desplazado por su suegra y por ti.

Aunque es importante que dediques tiempo al bebé, a recuperarte y a adaptarte a tu nuevo papel, no has de convertirte en una ermitaña. Un café con las amigas te ayudará a reconectar con el mundo. Deja las compras maratonianas y las fiestas familiares para más adelante. Las primeras semanas son importantes para tu nueva familia, así que no te sientas culpable por tardar en recuperar tu rutina de antes. Ahora sólo importa el bebé.

Consejos para aprovechar los primeros días con tu hijo

1. Prepara comida en cantidad antes del parto y congélala.
2. Apunta en un lista los teléfonos de las personas a las que querrás llamar para darles las buenas noticias.
3. Compra una minicuna con ruedas para tenerle siempre cerca cuando hagas las tareas domésticas. Cuando tenga dos mesecitos ya puedes ponerlo en una hamaca para poder cambiarlo de habitación.
4. Regístrate en Internet para hacer las compras en el supermercado on-line y así evitar ir tú misma.
5. Haz acopio de comida y bebida pensando en las visitas.
6. Pide el e-mail a tus compañeras de las clases de preparación al parto para verlas después.
7. Compra unas toallitas antibacterianas para limpiar rápidamente todo tipo de superficies.
8. Llena unos cestos con pañales, toallitas y otras cosas esenciales que puedas tener siempre a mano.
9. Sugiere a los futuros visitantes que en vez de traer bodys o pijamas para el bebé, traigan comida casera.
10. Crea un rincón cómodo en tu casa donde puedas retirarte para darle el pecho al bebé o siempre que quieras estar tranquila.

 

Si deseas estar bien Preparada para el momento de dar a luz te recomendamos visitar http://www.guiamamaybebe.com/embarazada-preparate/

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...