Búsqueda Rápida:


10 Cosas que no Sabias sobre la Preeclampsía

10 Cosas que no Sabias sobre la Preeclampsía.

Se Produce solo en el Embarazo. La preeclampsia es una complicación del embarazo que surge cuando la gestante tiene hipertensión arterial (los valores están por encima de 140/90). Además, hay proteinuria (se detectan proteínas en la orina) y, casi siempre, edema (hinchazón).

La preeclampsia es distinta de la hipertensión, que puede aparecer en la segunda mitad del embarazo en una de cada 10 mujeres. Ésta es menos grave, pues no hay ni edema ni proteinuria.

Si Estas Hinchada, Consulta. Durante estos nueve meses, en cada visita al ginecólogo o a la matrona te tomaren la tensión. El objetivo es detectar cuanto antes una posible subida de la presión arterial. Así, aunque estarás muy controlada, hay otros signos que pueden avisarte de que quizá padezcas preeclampsia, como dolor de cabeza, visión de luces y, sobre todo, hinchazón en pies, manos y cara, que se traduce en una ganancia de peso mayor a un kilo a la semana.

Las Primerizas, Mas Riesgo. Actualmente no se conoce con exactitud cuál es la causa que provoca esta complicación. Sí se saben los factores de riesgo, que son: ser primeriza, tener un embarazo gemelar, quedarse embarazada en la adolescencia o por encima de los 35 años, contar con antecedentes familiares de preeclampsia y padecer algunas enfermedades como lupus, diabetes y obesidad.

Necesita Estrecho Control Médico. Los riesgos de una preeclampsia mal controlada son graves. En relación al embarazo, puede haber retraso en el crecimiento fetal, pérdida de bienestar fetal y desprendimiento de placenta; por eso es una complicación a la que se hace un estrecho seguimiento médico. Es importante que las mujeres a las que se les haya detectado hipertensión durante el embarazo sigan determinados cuidados, como son controlar la dieta (ha de ser rica en frutas y verduras y con un aporte moderado de sal) y hacer suficiente reposo. Con respecto al descanso, la gestante hipertensa debe reducir bastante su nivel de actividad y reposar durante el día, durante los periodos de tiempo que indique el médico, tumbada del lado izquierdo (para favorecer la llegada de sangre al útero, ya que en esta posición no se comprime la vena cava).

Hay Fármacos Compatibles. En ocasiones, el resto de medidas de control no dan buen resultado y la embarazada debe tomar fármacos antíhipertensivos. Entre estos medicamentos hay algunos que no pueden usarse en esos nueve meses, pero, afortunadamente, se cuenta con otros cuya seguridad ha sido probada durante la gestación, y que deberás tomar si el médico así te lo indica.

Con Antecedentes, más Posibilidades. Las mujeres hipertensas tienen más riesgo de sufrir preeclampsia durante el embarazo. Así, se estima que hasta un 20% de ellas pueden llegar a desarrollar este problema. Por ello es muy importante que en su caso se trate de un embarazo planificado conjuntamente con el médico, con el objeto de llegar a él con la presión arterial lo más normalizada posible. Después, durante estos nueve meses, los controles serán más estrechos.

Suele Repetirse en otros Embarazos. Si la preeclampsia se presenta en un embarazo, es muy probable que vuelva a aparecer en el siguiente, aunque también es cierto que se da con mayor frecuencia entre las madres que afrontan su primera gestación.

Puede Derivar en Eclampsia. Uno de los peligros más graves de la preeclampsia es que derive en eclampsia. La mujer que la padece tiene convulsiones y puede incluso entrar en coma, habiendo también riesgo de mortalidad materno-fetal. La eclampsia exige interrumpir el embarazo en cuanto el estado de madre e hijo lo permita. Suele presentarse desde la semana 20ª hasta 48 horas después de dar a luz.

A veces Persiste la Tensión Alta. Tras el parto, algunas mujeres que tuvieron por primera vez tensión alta en el embarazo siguen con esta anomalía. También puede darse el hecho de que las cifras de presión arterial se normalicen, pero a los años vuelva a aparecer la hipertensión. En algunos casos, la madre sufre un deterioro de su función renal, que puede recuperarse parcialmente tras el parto. Para otro grupo de afortunadas no hay consecuencias y regresan a los valores normales cuando dan a luz.

No Impide Dar de Mamar. Haber tenido preeclampsia o tensión alta durante el embarazo no impide dar el pecho cuando nace el niño, incluso aunque la madre deba medicarse, pues hay fármacos antihipertensivos compatibles con la lactancia materna.

Articulos Relacionados ::.

(0) Comentarios realizados ::.

Jergalicia Studio de Diseño © 2008. Todos los derechos reservados

Escribe Tu Nombre y Tu Email Para Enviarte Más Información sobre
Temas Materno Infantiles.


Tu Nombre:
Tu Email:

Repudiamos el SPAM al igual que tú. Prometo No facilitar tu correo electrónico a nadie.