10 Cosas que no sabias sobre las Contracciones

  • 1/9/2011 7:37:34 PM
  • Parto

2. Pueden Originarse por Infecciones. Algunas mujeres sufren contracciones desde etapas muy tempranas del embarazo. Si son dolorosas y regulares incluso llegar a provocar un aborto precoz (antes de la semana 12ª), tardío (desde la semana 12ª a la 22ª) y también pueden ocasionar partos inmaduro (desde la 22ª hasta la 28ª semana). Hay varias causas que pueden provocar que las contracciones se desencadenen de forma precoz, y entre ellas están algunas infecciones o malformaciones.

3. El Feto las Soporta Bien. Aunque para ti las contracciones sean muy duras y dolorosas, debes pensar que tu hijo esté preparado para soportarlas. Es cierto que suponen una situación de estrés para él, pero esto es sólo cuando se hacen regulares y dolorosas (habitualmente cuando se inicia el parto). En todo caso, para comprobar cómo inciden sobre el niño, está la monitorización.

4. A Veces la Madre no las Percibe. Hay mujeres que no llegan a percibir las contracciones preparatorias durante los nueve meses de embarazo (aunque, en general, cuando se han tenido más hijos, se notan con más facilidad). Incluso algunas llegan a la maternidad ya de parto y no advierten ninguna contracción, aunque la exploración determina que el bebé está a punto de nacer. Para saber si es una contracción o no, toca tu abdomen; si está muy duro y no puedes hundir los dedos, sí se trata de una contracción.

5. Hay Mujeres Muy Sensibles a Ellas. Por el contrario, hay embarazadas que son excesivamente sensibles a los movimientos del útero. Sufren lo que se denomina hipertonía uterina, que es una situación en la que las contracciones son mantenidas. Como la contracción excesiva puede generar problemas en el feto, se pueden administrar fármacos a la madre para reducirlas. Además, hay otras situaciones que generan un exceso de contracciones en ciertas mujeres, como algunos estímulos físicos (estar demasiado activa) o determinadas experiencias emocionales (estrés, carga de trabajo...). Se trata, en todo caso, del modo que tiene tu cuerpo de decirte que bajes el ritmo.

6. Las de Parto son Regulares. Para saber si las contracciones que tienes son o no de parto tienes que fijarte en una norma básica: deben ser regulares (cada tres minutos) e intensas. Si tienes dudas, túmbate del lado izquierdo durante una hora y controla, reloj en mano, cada cuánto se producen. Así podrás saber si tienes que marcharte ya al hospital o se trata de una falsa alarma.

7. Las Controlan con el Monitor. Cuando llegues a la maternidad, te monitorizarán para saber la frecuencia de tus contracciones y la respuesta del niño a las mismas. Lo habitual es que esta prueba se realice desde unas semanas antes a la fecha prevista de parto para comprobar si hay actividad uterina. Si el médico entiende que el niño está sufriendo, acelerará el parto.

8. Si no son Efectivas, se usan Fármacos. Para que la contracción sea eficaz debe ir desde el fondo del útero hasta la parte inferior del mismo. Así logra abrir el cuello uterino y desplazar al niño hacia afuera. Si las contracciones de la madre no logran esa misión, se le administran fármacos en el momento de la dilatación.

9. Con una Cesárea También Hay. Cuando la cesárea se hace de forma programada, lo habitual es que no se tengan contracciones de parto; sin embargo, cuando se realiza por otras razones, sí que puede haber contracciones que no interfieren en la intervención, pues a la madre se le administran anestésicos, generales o locales, para llevarla a cabo.

10. Los Entuertos, son las Últimas. Los entuertos son un tipo peculiar de contracción que se produce después de dar a luz para ayudar al útero a volver a su posición inicial y para que los vasos sanguíneos que están en el lugar de la placenta se cierren adecuadamente. Son más molestos a partir del segundo embarazo y cuando se ha tenido una cesárea, pero su función es muy necesaria.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...