Cómo conseguir las condiciones ideales para mi parto

  • 5/13/2008 11:07:56 PM
  • Parto

En nuestro país, como en muchos otros, los partos suelen desarrollarse como un proceso productivo industrial en el que el obstetra y su equipo fungen como operarios de una máquina que produce bebés.

Sin embargo, la mujer como dueña de su cuerpo y protagonista de ese momento trascendental en su vida, puede solicitar cómo va a ser tratada, por quién será atendida y en qué condiciones. Por lo tanto, puede pedir al centro médico donde va a ser atendida -sea público o privado- un trato ajustado a sus deseos y necesidades, para ella y para su bebé.

De eso trata el Nacimiento Armónico que promueve Embarazarte. Hace tres meses, Carolinas Omedas y Emigdio Suárez tuvieron su segundo hijo. A partir de los 6 meses de embarazo asistieron al

Curso Prenatal de Embarazarte, en el que además de practicar los ejercicios prenatales, recibieron información como los

Cuidados en el Parto Normal
postulados por el Departamento de Investigación y Salud Reproductiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la OMS la mujer tiene derecho a trazar un plan personal que determine dónde y por quién será atendido el parto, puede elegir a las personas que la acompañarán, debe disfrutar la libertad de posición y movimiento, así como ser tratada con métodos no invasivos y no farmacológicos de alivio al dolor durante la dilatación. Atendiendo a estos principios, el matrimonio Suárez Omedas entregó al ginecobstetra y a la clínica un mes antes del parto, una carta que contenía una lista de peticiones que ella y su pareja deseaban fueran cumplidas.

La lista indicaba: - No quiero pitosín. - No quiero epidural. - Quiero una camilla reclinable o cama de parto. - Quiero mantenerme activa, caminar, etc. - Que me den a mi bebé apenas nazca, sin que la limpien, ni nada. - Quiero amamantar a mi hija apenas nazca. - Quiero que me acompañen en todo el proceso de parto y en el expulsito. - Una facilitadota de parto. - Quiero que me acompañe mi esposo en todo el proceso. - No quiero ponerme la batica esa que es abierta por la espalda (De hecho, la dejaron con una franela que llevó y su ropa interior). - No quiero que agarraren a la bebé por los pies y la guinden boca a bajo. Carolina Omedas destaca que su médico accedió a cumplir casi todas las solicitudes. La anestesia epidural dependería de la manera como se desenvolvieran los hechos. No quería el Pitosín porque deseaba caminar y hacer las gallinitas (posición antálgica) durante las contracciones, señaló Omedas, quien agrega: En cuanto a la facilitadora, el doctor agradeció su presencia y le pareció valioso su aporte durante el nacimiento de Lucía.

La razón que motivó a este matrimonio a redactar esta carta fue el descontento que les generó el trato que recibieron (el tradicional de nuestras maternidades) cuando nació su primer hijo: El recuerdo del susto que sentimos con el apresuramiento en el que se llevó a cabo nuestro primer parto nos llevó a exigir las condiciones que queríamos para recibir a nuestro segundo bebé. Para nosotros fue importante la presencia de la facilitadora, porque me brindó seguridad, recordándome qué ejercicios hacer y cómo respirar adecuadamente. Ella fue muy activa durante todo el proceso.

Carolina Omedas subraya la importancia de que los embarazados adquieran información que les permita estar conscientes del proceso que están viviendo y les haga saber que pueden exigir sus derechos a los centros médicos que los atienden. Además confirma aquel refrán que reza querer es poder. En el Curso Prenatal Integral se brinda información detallada sobre las recomendaciones de la OMS para un parto normal. Para conocer los horarios de este Curso, así como los de las otras actividades desarrolladas por Embarazarte,

Tomado de embarazarte.com

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...