Complicaciones en el Parto

  • 1/2/2011 6:49:21 PM
  • Parto

La mayoría de los partos no presentan ninguna complicación, por suerte, pero en algunos casos, aparecen ciertos problemas, que pueden hacer necesaria la asistencia médica y en muchos casos una cesárea. Por suerte, hoy, la inmensa mayoría de esos partos, gracias a la medicina, tienen un final feliz. Te contamos cuáles son los más comunes.

Perdida de Bienestar Fetal.
Con este término se engloban muchas situaciones en las que, por diferentes causas, el aporte de oxígeno hacia el bebé disminuye en el momento del parto lo que puede Ocasionar daños irreparables.

Hoy existen diferentes métodos para saber si el feto recibe el oxígeno que necesita para el parto.

El Monitor Fetal.
Se introduce un catéter por la vagina de la madre hasta la cabecita del bebé para controlar los latidos de su corazón, que quedan registrados en un papel continuo. Cuando el registro del latido cardiaco del bebé da alteraciones y para evitar cesáreas innecesarias, hoy se practican otras pruebas complementarias.

Microtoma.
Consiste en el análisis del pH de la sangre del feto. Para ello, se toma una gotita de sangre de su cuero cabelludo. Si el pH ha descendido es signo de acidosis, con lo que se confirmaría el sufrimiento fetal y es probable que el ginecólogo recomiende una cesárea.

Electrocardiograma Fetal.
Aplican al bebé, dos electrodos que analizan la función del músculo cardiaco fetal. Así se detecta con bastante fidelidad si el bebé está mal.

Pulsioximetría Fetal.
Mide la saturación de oxígeno en sangre. Para ello, colocan un sensor en la mejilla del bebé, que detecta la hemoglobina en sangre. Si la saturación es menor del 30 por ciento en un tiempo superior a 10 minutos y la microtoma da unos malos resultados, significa que puede hacer un riesgo de pérdida del bienestar fetal. En el supuesto de que estas pruebas den positivas, se realiza una cesárea a fin de evitar daños en los órganos internos del bebé.

Prolapso de Cordón
No se trata de una patología sino de un accidente agudo por desplazamiento del cordón por delante de la presentación fetal, que tiene lugar cuando se rompe la bolsa de las aguas y que puede tener graves consecuencias para el feto. A veces, antes de la rotura de la bolsa en la ecografía se puede ver que el cordón está por delante del feto. Se llama procúbito de cordón. Suele darse solamente en un 0,2% de los partos. En estos casos, lo primero que se hace es colocar a la madre en lo que se conoce como posición de Trendelemburg, es decir, boca arriba, con la camilla inclinada de forma que los pies queden por encima de la cabeza, mientras se prepara todo para la realización de una cesárea urgente.

Vuelta de Cordón.
Las vueltas del cordón pueden estar alrededor del cuello del bebé. Son las más frecuentes, hasta en un 25% de casos. También se dan alrededor de extremidades. Pueden ser laxas o apretadas. Estas últimas serán las más graves. Se diagnostican durante el embarazo por ecografía y sobre todo con doppler color o durante el parto. En este caso en el monitor se muestra que con las contracciones el latido del bebé desciende. Si provocan un riesgo de pérdida de bienestar fetal debe realizarse una cesárea.

Distocia de Hombros.
Esta complicación sucede en el momento del expulsivo, cuando una vez que ha salido la cabeza del bebé, los hombros se quedan encajados en la pelvis materna y no tiene espacio suficiente para salir. En estos casos el bebé tiene un alto riesgo de sufrir un hipoxia, es decir, disminución de oxígeno en sangre. El riesgo es mayor cuanto mayor es el bebé. Si ocurre, es necesario que et obstetra realice una serie de maniobras muy precisas para poder extraer el hombro. En algunas ocasiones se pueden producir algunas lesiones en el recién nacido, sobre todo fracturas en la clavícula.

Presentación de Nalgas
Lo normal es que entre la 29a y la 32a semanas, el bebé que estaba de píe, se gire y se coloque boca abajo para facilitar el parto: es preferible que la cabeza sea lo primero que salga, ya que el culete es más pequeño y más blando y no ensancha lo suficiente el canal del parto. En ocasiones puede ocurrir que el feto se dé la vuelta poco antes del parto. No es lo corriente, pero puede ocurrir en grandes multíparas (que han dado a luz varios hijos), con úteros más distendidos en los que el feto tiene mayor movilidad. En estos casos, a veces se puede intentar un parto vaginal, pero si se presentan complicaciones, como falta de bienestar fetal, se realiza una cesárea.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...