Consejos para Aliviar las Molestias de la Episiotomía

  • 1/11/2016 4:42:13 PM
  • Parto

Mientras estés ingresada en el hospital (de 48 a 72 horas después del parto), las enfermeras se encargarán de cuidar los puntos de la episiotomía. Es frecuente que inmediatamente después del nacimiento del bebé, y siempre que presente hinchazón e inflamación, utilicen una bolsa de hielo en la zona, nunca encima de la herida, con toques alrededor para bajar la inflamación y hacer el efecto analgésico y antinflamatorio.

Pero cuando llegues a casa deberás encargarte de su cuidado. Ten en cuenta estos consejos:

• Hay que realizar el lavado genital durante el baño y dos o tres aseos locales, con agua o jabón normal con pH neutro, para evitar irritaciones en la zona genital que es más sensible. El lavado se hará siempre en dirección de la vagina al ano, nunca al revés, para dificultar el paso de gérmenes de la zona rectal a la zona genital. Además, la higiene sólo debe ser externa. Nunca se deben hacer lavados internos porque esto destruye la flora natural de la zona y favorece la aparición de infecciones internas.

• No se deben utilizar sustancias antisépticas, ni antibióticos, ni desinfectantes, ni cicatrizantes, salvo que la matrona o el ginecólogo lo indiquen.

• Para secar la zona tras el lavado, algunos especialistas aconsejan, con el fin de evitar que se acumulen bacterias y hongos por la humedad y sensibilidad de la zona, utilizar un secador de mano. Hay que tener en cuenta que una zona seca está fuera de riesgos de hongos. Pero si lo prefieres puedes usar una toalla suave, dando pequeños toques, sin frotar, y, recuerda, siempre desde la vagina al ano.

• Mantén el perineo seco y usa ropa interior de algodón.

• Evita hacer grandes esfuerzos y el estreñimiento.

• Utiliza compresas de algodón (las venden en las farmacias), sin plásticos y las cámbialas cuando estén mojadas para evitar el exceso de humedad.

Al Sentarse. Uno de los momentos más delicados es cuando la mujer tiene que sentarse. En este sentido las especialistas de Novoclinic recomiendan que la mujer abra un poco las piernas, flexione las rodillas y eche el cuerpo lentamente hacia abajo, mientras mantiene los glúteos hacia fuera. Sobre la utilización de un flotador sobre el asiento de la silla, estas expertas recomiendan su uso o utilizar una toalla enrollada para evitar el contacto de la herida con la superficie. Pero algunas mujeres encuentran más cómodo sentarse sobre una superficie dura si aprietan las nalgas para unirlas y mantienen la contracción mientras están sentadas. Así que lo mejor es que pruebes ambas opciones y elijas aquella que te resulte más confortable y en la que notes que menos te tiran los puntos.

Ir al Baño. No es frecuente que la herida se abra, ni siquiera por hacer esfuerzos en el baño para defecar. Ahora es muy frecuente que sufras algo de estreñimiento. Ten presente que tras el nacimiento del bebé, los músculos intestinales se quedan más relajados y dilatados y su presión en el abdomen es menor de lo habitual. Además, en estos días estarás más tiempo en casa y apenas te moverás. También puede influir el miedo a que se te suelten los puntos o a hacerte daño. Es un temor infundado. Procura comer más frutas, verduras y alimentos ricos en fibra, como el pan o las pastas integrales, y beber mucha agua.

Se caen Solos. Con estos cuidados, los puntos empleados se disolverán en alrededor 2 semanas sin necesidad de retirarlos. La piel cicatriza en 2 o 3 semanas. No es frecuente que los puntos se suelten, pero si te ocurre, acude a tu médico para comentárselo. Para saber que todo va bien, las expertas recomiendan: la mujer en cada baño y lavado se deberá tocar suavemente con sus dedos la línea de la sutura en busca de algún punto doloroso. Si notas, entre el quinto y el séptimo día de posparto, que algún punto te molesta, deberás comentárselo de inmediato al médico, para evitar acumulación de pus en la herida.

Las relaciones sexuales. Después del parto se produce un descenso importante del nivel de estrógenos, lo que disminuye tanto el deseo sexual como la lubricación vaginal. Eso provoca que tu libido no se encuentre en su mejor momento. Además, si te han realizado una episiotomía, el coito puede resultar doloroso al principio. También influye el miedo de la mujer a que la penetración pueda hacerle daño. Para salvar estos escollos conviene que hables con tu pareja y le trasmitas tus miedos. Entre los dos, y con mucho cuidado y amor, podréis reanudar las relaciones. De todas formas, si el dolor persiste, acude al ginecólogo para descartar posibles problemas.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...