El contacto con el agua relaja y disminuye las tensiones de un trabajo de parto

  • 5/28/2008 9:50:58 PM
  • Parto

Aunque sea un método sencillo, el parto bajo el agua o acuático está solamente indicado para los casos de bajo riesgo. Por esta razón, los especialistas afirman que no es recomendable que las parejas opten por hacerlo en casa. La realización de este método debe ser orientada y estar siempre supervisada por un especialista, para evitar riesgos para la madre y el bebé.

Ventajas para la madres

El nacimiento de un hijo es un momento único, íntimo y personal. Por esta razón, muchas mujeres optan por tenerlo como mejor le convenga. Los partos bajo el agua tienen muchas ventajas porque conectan con la forma más natural y primitiva de traer un niño al mundo, aunque este momento pierde fuerza humana en favor de los criterios médicos y del hospital. Todo a nombre de la seguridad y la salud de la madre y del bebé que está por nacer. Si ocurre alguna complicación, el personal medico debe estar preparado para trasladar rápida y cómodamente a los dos a un quirófano, por ejemplo.
Sin embargo, aunque no pueda desarrollarse en un entorno natural en un 100%, el método hace con que la mujer tenga más control y participación en el proceso, elija cuando entrar o salir de la bañera, y que disfrute de un entorno más amable, más sereno, que el clásico paritorio. La temperatura del agua (de 37 grados, a la temperatura del organismo humano), disminuye la producción de adrenalina, relaja los músculos durante el parto, y favorece a la dilatación, sin dolores. Raras son las veces en que la mujer necesita de medicamentos y anestesias. Se hace innecesaria también la realización de una epistomía, es decir, del corte entre vagina y recto para facilitar la salida del bebé.
La madre también gana más comodidad por la postura vertical en la bañera. Instintivamente, es la postura más natural para se tener un bebé por la libertad de posiciones, y facilidad de expulsar al bebé.

Ventajas del Bebé

El bebé también tiene ventajas. Su primer contacto con el exterior es realizado de una forma relajada y acompasada. Todas las sensaciones del mundo exterior le van llegando poco a poco. Primero los sonidos, luego las luces, los contactos, los cambios de temperatura, etc. El bebé tiene su tiempo para irse adecuando a la nueva situación con más tranquilidad. El parto bajo agua favorece la transición del bebé del líquido amniótico al mundo exterior. Todo eso contribuirá para alejarlo de situaciones de estrés que podrían ocasionarle irritabilidad durante el primer año de su vida.

Tomado de
guiainfantil.com

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...