En La Sala de Parto

  • 1/2/2010 7:11:32 PM
  • Parto

El día del parto ha llegado y es hora de trasladarte a la clínica con la maleta que durante días has organizado. Aunque tengas todo listo y te sientas preparada para este gran día, no es raro que la ansiedad reine durante los momentos previos al parto. Si esto sucede, recuerda las recomendaciones que recibiste durante el curso sicoprofiláctico acerca del manejo del dolor. Claro que esto no significa que tengas que hacerte la valiente todo el tiempo, puedes expresar libremente tus miedos, decir lo mucho que te duelen las contracciones o confesar que te incomodan los tactos, lo importante es no perder el control. Tu colaboración, tranquilidad y actitud positiva ayudarán a que el proceso sea más sencillo y a que el personal médico te preste un mejor apoyo.

Así que concéntrate en tomar todo el proceso con la mayor calma posible. Para que te familiarices con una sala de partos te contamos que es un quirófano normal de unos 45 metros cuadrados. En el centro hay una camilla o mesa de partos con dos soportes laterales a los lados llamados perneras. Si el parto es vaginal colocarás allí las piernas. Si es por cesárea, se prescinde de ellas y permanecerás acostada.
Sobre la mesa hay una gran lámpara articulada la cual estará dirigida hacia tu abdomen si te hacen cesárea, y hacia tu vagina, si es un parto normal. A un lado está la bomba de infusión que controla los distintos medicamentos que te aplicarán. En el otro, estará el monitor y una mesa con el instrumental del obstetra, que consiste en tijeras para hacer la episiotomía, otras para cortar el cordón umbilical y un juego de pinzas.

Ingreso a la Clínica

1- Al llegar, ingresas por urgencias.
2- Primero te valorará una enfermera y luego serás examinada por el médico de turno, del departamento de obstetricia, quien te hará un examen general, y un tacto vaginal para determinar qué tan avanzado está el trabajo de parto. Si comprueba que ya comenzó la dilatación, llamará a tu médico y te remitirá a la sala de trabajo de parto o dilatación. Si se trató de una falsa alarma, volverás a casa, o tal vez permanezcas en urgencias unas horas para observación.

Sala de Dilatación
3- Es una habitación contigua a la sala de partos. Mientras permaneces allí, estarás acompañada por una o dos enfermeras, tu pareja y tu ginecólogo quien vigilará cómo va el proceso de dilatación. La idea es que permanezcas en la sala de dilatación hasta que tengas 10 centímetros de dilatación y tus contracciones se presenten cada dos a tres minutos.

Sala de Parto
4- Cuando llegues a 10 centímetros de dilatación y tus contracciones se presenten cada dos minutos te pasarán a esta sala. Esto significa que entras al período expulsivo, y tu hijo nacerá en un promedio de 20 a 30 minutos. A estas alturas, sentirás muchos deseos de pujar, pero debes contenerte y hacerlo sólo cuando el médico lo indique, es decir, en las tres o cuatro últimas contracciones.
5- Después de que nazca tu hijo, la enfermera lo llevará a una sala contigua para limpiarlo. Allí es examinado por el neonatólogo. Si está bien, la enfermera lo viste y lo lleva a tu lado de nuevo.

Sala de Recuperación
6- Estarás allí hasta que recuperes la sensibilidad en las piernas, esto puede tomar de dos a tres horas. Si te sientes bien, te entregarán tu bebé y podrás alimentarlo por primera vez.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...