La anestesia

  • 5/14/2008 6:16:02 PM
  • Parto

Desde un punto de vista médico, es cierto que bastantes obstetras y comadronas tienden a subestimar el dolor que sufre una mujer en el momento del parto, corrigiendo a la baja las manifestaciones dolorosas de la futura mamá y pensando que en aquel momento es normal sufrir.
Otros, por el contrario, querrían sistematizar y generalizar el uso de la anestesia peridural en todos los partos, considerando anacrónico y fuera de lugar el parto con dolor. Lo que es realmente importante, a nuestro entender, es que la mujer que se halla en trabajo de parto pueda escoger que le sea administrada la analgesia cuando ella juzgue que el dolor es insostenible.
Esto debería ser así de fácil, teniendo en cuenta que hoy en día la mayoría de los partos tienen lugar en un centro hospitalario.

¿A qué se debe el dolor del parto? El dolor muscular es una realidad, existe. La intensidad de este dolor depende de cómo se contrae y se relaja el músculo, en el caso del parto el músculo uterino. La mayoría de mujeres tiene unas contracciones uterinas eficaces (ni muy largas, ni demasiado intensas, ni muy seguidas), lo que suele acabar en un parto normal. Cuando, por el contrario, las contracciones van demasiado rápidas, son violentas, sin descanso entre contracción y contracción, el parto suele estancarse por la ineficacia de estas contracciones: el músculo uterino se fatiga, las fibras musculares del cuello uterino se vuelven rígidas, la dilatación se estanca y psicológicamente aparece la sensación de estar perdiendo el tiempo.
Si es cierto que hay que aceptar el dolor a la hora del parto, también lo es que, en la medida de lo posible, debemos dar la opción a la futura mamá de atenuarlo o suprimirlo.

La anestesia peridural. Es una técnica que permite suprimir el dolor abdominal y pélvico a la hora del parto, al tiempo que la mamá está completamente consciente y vive con intensidad el nacimiento de su bebé Facilita la dilatación cervical al reblandecer el cuello uterino, disminuye la intensidad de las contracciones uterinas y permite una buena relajación del músculo del útero. Suprime los efectos nocivos que el dolor y el estrés tienen sobre la progresión del trabajo del parto y, por lo tanto, disminuyen los partos complicados (distócicos) y los casos de sufrimiento fetal. Es el método de analgesia más extendido actualmente en nuestro medio. Supone la presencia en nuestros hospitales día y noche de un anestesista con formación específica para administrarla. Con los fármacos actuales es posible conseguir la supresión del dolor del parto sin que tenga lugar la sensación de no poder mover las extremidades inferiores.
De este modo, la mamá que está en trabajo de parto no sentirá dolor alguno al tiempo que pasea por el hospital bajo los efectos de la peridural. Un sistema de monitorización fetal a distancia permite seguir paso a paso la evolución del parto y el bienestar del bebé. Hay contraindicaciones para su uso: problemas en las vértebras dorsales o lumbares, cardiopatías graves, alteraciones neurológicas o trastornos de la coagulación.
Tampoco debe administrarse en casos de fiebre en el momento del parto, o de lesiones cutáneas que afecten el lugar de la punción.

Preguntas acerca del uso de la peridural.¿En qué consiste? En la punción, mediante una aguja, del espacio existente entre dos vértebras lumbares. A continuación se identifica el espacio peridural y allí se deposita la sustancia anestésica. A veces se deja colocado un catéter en este lugar durante el resto del parto para facilitar nuevas dosis de anestésico.

¿Tendrá algún efecto sobre mi bebé? Administrada a las dosis necesarias no existen efectos secundarios sobre la salud de tu bebé.

¿Es verdad que se hacen más fórceps y cesáreas cuando se da la peridural? Parece que en las primíparas sí que aumenta el número de veces que se aplica un fórceps para ayudar en el momento del expulsivo, sobre todo si no ha habido ninguna preparación previa para facilitar los pujos del período expulsivo. En cambio no aumenta la incidencia de cesáreas.

¿Aumenta el número de episiotomías? No, siempre y cuando la persona que atiende el parto no tiene prisa y espera a que la cabeza de tu bebé vaya descendiendo a su ritmo.

¿Puede no ser eficaz? En el 85% de los casos la peridural logra hacer desaparecer por completo el dolor ligado a las contracciones uterinas y a la dilatación cervical. En el 5% de las veces sólo consigue disminuir el dolor, que no desparece totalmente. En un 1% no será eficaz.

¿Puede comportar complicaciones? No hay complicaciones si se respetan las contraindicaciones que hemos mencionado antes y si la persona que aplica la anestesia ha sido debidamente preparada para ello.

¿Después tendré dolor de cabeza? No, siempre que el anestesista no haya puncionado involuntariamente la duramadre. Aún así, el dolor de cabeza no se prolongará más allá de tu estancia en el hospital los tres días siguientes al parto. Existen otras técnicas para suprimir el dolor a la hora del parto. Destaquemos:

•La anestesia local. La inyección de anestesia en el periné antes o después del parto permitirá suturar los tejidos perineales en caso de haber practicado una episiotomía o haberse producido un desgarro.
•La anestesia perineovaginal o pudenda. En este caso la anestesia se deposita a nivel de los nervios pudendos mediante una punción dentro de la vagina. También permire suturar los tejidos del periné, y en algunos casos instrumentalizar el parto con la aplicación de fórceps o espátulas.
•La anestesia general. La reservamos para situaciones de urgencia o para mamás en las que está contraindicada una anestesia peridural.

Lluís Marcet Ginecólogo y obstetra

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...