Parto: Más cómoda en el Hospital

  • 1/24/2011 9:53:30 AM
  • Parto

El hecho de sentirte a gusto no sólo es una cuestión de confort. Hay estudios que afirman que si la futura mamá se encuentra relajada y segura, se identifica con el entorno y confía en él, y que ello puede facilitar el desarrollo del trabajo de parto y favorecer el apego con el recién nacido en el posparto inmediato.

Cuando estás tranquila liberas endorfinas, unas sustancias analgésicas que fabricamos todos los seres humanos pero únicamente liberamos cuando nos sentimos bien. Si logras producir esta «anestesia natural», necesitarás menos dosis de fármacos para aliviar el dolor.

LLÉVATE ALGO QUE TE PUEDA DISTRAER. Nunca se sabe cuánto tiempo va a durar el parto, y a veces la mujer pasa muchas horas ingresado hasta que abraza a su bebé. Es útil tener a mano «por si acaso» algo que te pueda distraer, así el tiempo pasará más deprisa. Por ejemplo, te puedes llevar un reproductor de mp3 con canciones que te resulten agradables y relajantes, especialmente aquellas que has escuchado durante el embarazo y te identifican con tu hijito. Pensar en él te ayudará a sobrellevar las molestias del parto. También conviene tener alguna lectura (libros, tus revistas favoritas...) e incluso si te parece bien y se prevé que el ingreso va a ser largo, uno computadora portátil.

INTENTA MANTENER TUS RUTINAS DE SUEÑO. En los hospitales no resulta fácil dormir, debido a los ruidos, las luces, las rutinas hospitalarias (las enfermeras entran y salen con frecuencia para valorar la evolución de los pacientes), etc. Por ello no está de más que eches en la maleta algún objeto que te ayude conciliar el sueño en tu vida diaria (una almohada blandita, un antifaz, un pequeño radio...).

TEN A MANO TU TELÉFONO CELULAR. Dependiendo del centro médico y de tu situación, los médicos te dirán si puedes o no utilizarlo. El teléfono puede servirte para comunicarte personalmente con tus seres queridos y compartir tus miedos, si el parto se te hace muy largo. A ellos les tranquilizará oír tu voz y tú te sentirás más cerca de ellos. Pero si tu objetivo es dar o luz de forma natural, sin anestesia, el celular te puede distraer. En ese caso, es mejor que lo apagues o que le pidas a tu pareja que atienda las llamadas.

CUIDA TU ESPALDA. Al final del embarazo es habitual sentir molestias importantes en la zona lumbar. Estas se pueden agravar con el esfuerzo del parto. Si te alivia la manta eléctrica, puedes llevártela a la maternidad y utilizarla. Aunque antes de recurrirá ella, conviene que preguntes al personal por si acaso fuera contraproducente en determinados momentos.

UTILIZA TU ROPA. En casi todos los hospitales te proporcionan la ropa necesaria, pero la verdad: estamos más cómodas con la nuestra. En el momento de parto es mejor recurrirá los camisones del hospital, porque están preparados para facilitar el trabajo de los especialistas y además, se van a manchar. Pero durante el tiempo que permanezcas ingresada después, puedes utilizar tu propia ropa interior sin problemas. Si eres friolenta, llévate varios pares de calcetines. Durante la dilatación, a veces, aparecen sensaciones de temblor, frío... Al pasar a quirófano, tendrás que quitártelos.

CONSIENTE TUS PIERNAS. Las várices son comunes en las embarazadas y a medida que se va acercando el parto pueden dar problemas. Durante el parto, la presión de las venas aumenta. Esto, unido al reposo obligado durante la dilatación y el posparto, puede suponer un riesgo de trombosis. Si durante el embarazo has utilizado medias de compresión, llévate as al hospital (evidentemente, si son individuales una para cada pierna). Puedes ponértelas durante el parto y también después si estás más cómoda.

ELIGE CON QUIEN QUIERES ESTAR

- El momento que estás viviendo es único e irrepetible y mereces estar rodeada de las personas que tú quieras y que te puedan ayudar a sentirte mejor.
- No tengas miedo a decir educadamente con quién deseas estar.
- Normalmente, es !a pareja quien te va a acompañar en ese momento. Si prefieres que haya más gente contigo (en caso de que el hospital o clínica lo permita), perfecto; pero si deseas tener una mayor intimidad, tanto en el momento del parto como del posparto, es mejor que se lo hagas saber a tu entorno. Seguro que los demás lo entenderán.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...