Parto vertical: la forma más apropiada para dar a luz

  • 5/13/2008 9:15:07 PM
  • Parto

El parto fisiológico o vertical era usual en todas las culturas del planeta hasta el siglo XVII, cuando en Occidente se adoptó la posición supina, como reflejo de una absurda moda francesa: la reina María Antonieta dio a luz acostada, ya que su investidura real exigía mayor esfuerzo para el médico. Ese instante histórico bastó para cambiar una costumbre lógica, por una pose forzada. Pensemos en que los grupos culturales alejados de la influencia occidental –como en el caso de nuestros indígenas-, aún mantienen el parto vertical. Son conocidas las historias de las mujeres que van hasta la orilla de un río y tienen su bebé acuclilladas. Embarazarte apoya el parto fisiológico o vertical, porque el mismo es cónsono con la posición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en cuanto a la libertad de escogencia de la mujer en el parto: libertad de movimiento y para adoptar la posición corporal que le sea más cómoda. El parto fisiológico es adecuado porque con la posición vertical, la gravedad ayuda al descenso del bebé por el canal vaginal. Cuando la mujer está acostada boca arriba, el canal vaginal queda hacia arriba, lo que hace más dificultoso el paso del bebé. Si a ver vamos, en pleno trabajo de parto (incluso lo podemos ver en escenas televisivas o de cine), la mujer que está en postura horizontal, durante el momento expulsivo, hace un esfuerzo tal, que casi queda sentada y pone a trabajar innecesariamente los músculos abdominales y los de la espalda, cuando lo ideal es que el esfuerzo se concentre en aquellos órganos y músculos encargados de expulsar al bebé ¿Si esto es así, por qué los obstetras no facilitan este proceso desde el principio recomendando la verticalidad? Beneficios en la etapa de dilatación o El parto vertical facilita el descenso del bebé por efecto de la gravedad. o Con esta postura y el movimiento circular de la pelvis que la mujer naturalmente adopta cuando se le presentan las contracciones, el bebé se va amoldando a la estructura del cuerpo materno. o Ayuda a maximizar el diámetro de apertura del canal pélvico, es decir, favorece la dilatación. o Contribuye a la mejor oxigenación del bebé y el útero. o Adicionalmente, ofrece posibilidad de movimiento y libertad de desplazamiento, lo cual es impedido si la mujer se encuentra confinada en una camilla. Beneficios en la etapa expulsiva o Al estar de cuclillas o semiincorporada, las piernas son un excelente soporte físico para la mujer. o La verticalidad facilita el esfuerzo de pujo para expulsar al bebé. o En esta posición es más fácil para la parturienta respirar y llenar de aire la cavidad toráxica, de modo que el diafragma baje y empuje el útero. Afortunadamente, a nivel internacional hay movimientos que promueven el retorno a la “naturalidad” en el proceso de gestación, parto y postparto, y entre las tendencias que se apoyan se encuentra el parto vertical, por atender a la lógica fisiológica de la mujer.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...