Como Darle los Medicamentos a los Bebés?

Si ya le has tenido que dar medicamentos en alguna ocasión, habrás tenido la oportunidad de corroborar lo verdaderamente inquieto que puede ser tu pequeño, así como su habilidad para escupir todo aquello que no le gusta, haciendo que haya que forzarle a la hora del jarabe, pero incluso así, éste acabará repartido por los lugares donde menos te lo esperes, excepto en boca. Por ello, te ofrecemos una serie de consejos para darle algunos de los medicamentos más comunes:

Los jarabes suelen contener en su envase el método apropiado para su administración, sin embargo, en estas edades, uno de los más eficaces es la tradicional jeringuilla de plástico. Para dárselo con éxito, dentro de lo posible, puedes colocar al pequeño en varias posturas: sentado en tus rodillas dándote la espalda, en su sillita frente a ti o corno si fueras a darle el biberón. A la hora de introducir la jeringuilla en su boca, hay que orientarla hacia la parte interna y hacia atrás de una de las mejillas, administrando el jarabe en pequeñas cantidades para que sea capaz de tragarlo. Recuerda aclarar la jeringuilla tras cada uso.

Para aplicar el colirio o las gotas para los ojos, utilizado para tratar infecciones oculares, es necesario limpiar el ojo del pequeño con un algodón mojado con suero fisiológico, lavándolo desde el interior hacia el exterior. Con su cabecita mirando hacia arriba, le sujetamos los párpados con una mano, mientras que con la otra le aplicamos el número de gotas asignadas por el pediatra, asegurándonos de que han entrado correctamente.

Tumbar al niño de lado es una manera eficaz para administrar las gotas para los oídos. Tras limpiar el oído externo con un algodón seco suavemente, tiramos ligeramente del lóbulo hacia atrás para permitir que las gotas entren más fácilmente. Es recomendable dejar al bebé en esta posición durante unos minutos para que las gotas entren en el oído correctamente sin riesgo de expulsión.

Para ponerle un supositorio a tu bebé, puedes colocarle de varias maneras: tumbado en la cama sujetándole los tobillos y flexionando sus piernas hacia el pecho, tumbado boca abajo encima de tus rodillas o donde te resulte más cómodo. Sujetándole las piernas, introduce el supositorio, apretándole posteriormente el culito para que no lo expulse.

Por último, no olvides que no debes darle medicamentos si no se los ha recetado el pediatra y que, aun así, deberás prestar mucha atención tanto a la cantidad como al producto que le administres.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...