La Depresión Posparto

Para el mundo exterior eres la mujer más afortunada: tienes un bebé precioso sano y alegre. Pero en tu interior la cosa cambia. En un abrir y cerrar de ojos, pasas de sentir como si alguien estuviera pulsando el botón del pánico dentro de tu cerebro a actuar como si estuvieras atontada. Y pensar que el amor por tu bebé te debería transmitir una sensación de felicidad y plenitud te hace sentir aún más frustrada.

Tristeza Posparto
Que experimentes sentimientos muy distintos de los habituales en ti puede deberse a los efectos secundarios normales del parto. La tristeza posparto afecta al 80% de las mamás primerizas. Suele aparecer entre dos y cuatro días después del alumbramiento y se debe a los notables cambios hormonales, físicos y emocionales que tu cuerpo experimenta al dejar de estar embarazado. Es probable que tengas frecuentes altibajos en el ánimo, pero al cabo de 10 días las cosas deberían empezar a mejorar. Si la tristeza se prolonga o el estado depresivo se agudiza es posible que estés sufriendo una depresión posparto (DPP).

Y ¿Qué es la DPP?
Si bien la DPP es diferente en cada mujer (en algunas se presenta de forma súbita, mientras que en otras es algo gradual y los síntomas difieren (ver recuadro inferior), hay indicios graves de los que no se debe hacer caso omiso. Si te sientes triste en general, desbordada e incluso has perdido el interés por cosas que antes te entusiasmaban, hay probabilidades de que tengas una DPP.
La cuestión es: ¿por qué? En la DPP influyen múltiples factores: desde sociales hasta hormonales o psicológicos. Dar a luz te puede dejar física y emocionalmente destrozada, porque algunas hormonas caen en picado y otras suben. Si por ejemplo, también careces de una red de apoyo fuerte que te ayude en tus primeros días como madre, tendrás más probabilidades de desarrollar DPP.

Bajo presión
La investigación realizada sobre mamás primerizas sugiere que la falta de apoyo es un factor clave en la aparición de DPP. En los hospitales ya no se cuidan de los recién nacidos en la nursería todo el tiempo como antes, y a muchas mujeres les dan el alta a las 48 horas de haber parido. Así, es posible que estemos de vuelta a casa con nuestro recién nacido a los pocos días del parto, teniendo que asumir toda la responsabilidad sobre él. Y en la época de los superpadres en la que vivimos, no se espera de nosotros que seamos buenos, sino excelentes progenitores. Es mucha la presión que tenemos que afrontar para dar respuesta a unas expectativas poco realistas: volver al trabajo tras una corta baja por maternidad, confiar en las guarderías y al tiempo ser capaces de criar al bebé perfecto.
No es de extrañar, por tanto, que 1 de cada 10 mujeres sufra depresión posparto. Y esto según las estadísticas oficiales. En realidad, la cifra podría ser el doble ya que las investigaciones apuntan que casi el 50% de las mamás primerizas mienten cuando se les pregunta cómo se sienten.

Desahógate
El primer paso para ponerte bien es admitir que tienes un problema. Abrirte y desahogarte, ya sea con amigas, familiares o mujeres que están pasando por lo mismo que tú y entienden tus preocupaciones, es muy útil. El apoyo es fundamental” Si alguna conocida o amiga tuya está sufriendo DPP es vital que la ayudes.
Estamos ante una enfermedad y cuanto antes la animes a expresar sus sentimientos y buscar ayuda profesional, antes podrá ser tratada y curada.
Los expertos apuntan que el mejor tratamiento para la DPP es una combinación de apoyo práctico, asesoramiento y, si es preciso, antidepresivos.

Cuida de ti
Es muy importante que pongas empeño en cuidar de ti misma y en que otros cuiden de ti. Con un recién nacido cuesta mucho encontrar tiempo para dormir y comer, pero el cansancio y el hambre no hacen sino empeorar los síntomas. No hay consenso científico sobre las tasas de recurrencia de la DPP, pero algunos estudios apuntan que la posibilidad de volver a sufrirla es del 60%. La parte positiva es que cuando ya conoces los síntomas, puedes pedir ayuda antes y mejorar tu situación con mayor rapidez. Y sabes que es posible salir de ello.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...