Un Angelito en la Guardería

Ni una cosa ni la otra. Lo que sucede es que los niños saben -desde muy pequeños- cómo pueden comportarse según dónde y con quién estén. En casa son los reyes y, en cambio, en la escuela no son el centro de atención, comparten el día con otros niños y su maestra los trata a todos por igual; aquí no son príncipes...

CLAVES DE LA ORGANIZACIÓN


LOS PROFESORES. Aparte de saber de letras o de números, son ante todo profesionales de la educación. Es decir, tienen conocimientos sobre psicología evolutiva, dinámica de grupos y estrategias metodológicas para grupos de diferentes edades. Esto hace que puedan no sólo controlar a 25 pequeños, sino también lograr que aprendan muchas cosas y que, además se la pasen muy bien.

NORMAS Y RUTINAS CLARAS. El aula se rige por unas normas de funcionamiento firmes y estables. Si no se puede correr o gritar en clase, no se puede ni hoy ni mañana ni pasado.esta coherencia hace que los niños tengan muy clarito hasta donde pueden llegar. Además, las reglas se ponen entre todos: al hacerle partícipe del establecimiento de las normas, se comprometen mucho más. Del mismo modo, la rutina diaria es clara y estable: a cada momento de la jomada le sucede otro, y otro, y otro. Esta estructuración del tiempo (después del recreo es el momento de ir a la mesa, y luego a jugar, después al baño...) les ayuda a organizarse y a sentirse seguros. Como anticipan lo que va a venir a continuación, saben lo que se espera de ellos en cada momento.

PLANIFICACIÓN DE TAREAS. Cuando los niños están ocupados en actividades enriquecedoras y tienen propuestas de acción adecuadas a sus intereses y capacidades, se meten en su tarea y a funcionar. Pero cuando deambulan sin una finalidad clara, se aburren y surge el conflicto. Los educadores diseñan las actividades de forma específica para su grupo en función de sus características: más activos, con diferentes grado de madures, etc. También cuidan que el material de trabajo sea adecuado para esa edad concreta, que no haya ni mucho ni poco, y que siempre este organizado y almacenado en los mismos sitios. Como ellos saben perfectamente donde es el lugar de cada cosa y cuáles son las normas que rigen su uso, van cogiendo y recogiendo sin que surja el coas.

CONTEXTO. Los niños, desde muy pequeñitos, saben diferenciar perfectamente unos contextos de otros. También empiezan pronto a discriminar lo que sí está permitido, de lo que no, hasta dónde pueden llegar en función de donde y con quien estén. Y esto lo aplican sin problemas en su vida diaria: “En la escuela me porto de un modo y cuando salgo puedo portarme de otro”

AUTONOMÍA. En la escuela se fomenta que los niños hagan las cosas por sí solos (de acuerdo a su capacidad), se les enseñan estrategias para hacerlo y se da mucha importancia al desarrollo de su autonomía personal en aspectos como la alimentación, el aseo, el vestido, el orden, la realización de las tareas, etc. Esto hace que aumente su autoestima y que sientan más confianza en sí mismos, lo que repercute directamente en un mejor comportamiento.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...